Packaging y etiquetas

Una de las herramientas más potentes para la imágen de la marca de una empresa es el packaging. Una buena planificación y un diseño del envoltorio, bolsa, caja o etiqueta determinan en gran medida la decisión de compra en un lineal, en un escaparate o en una tienda online.

El consumidor es menos impulsivo y más racional. Conocer al público objetivo ayuda a sorprenderlo, a ofrecerle lo que busca y fidelizarlo en sus futuras compras.

Un buen packaging debe ir en consonancia con la imágen de marca, cuidar aspectos como el transporte y la seguridad del propio producto, además de dar valor a la funcionalidad, perdurabilidad y aspectos medioambientales.

El packaging informa, contiene, protege, conserva, transporta y se vende.